Páginas

13 de marzo de 2012

EL QUE ABRE CAMINO EN EL MAR ABRIRÁ LAS VENTANAS DE LOS CIELOS PARA BENDECIRNOS




Miqueas 2:13
Subirá el que abre caminos delante de ellos; abrirán camino y pasarán la puerta, y saldrán por ella; y su rey pasará delante de ellos, y a la cabeza de ellos Jehová. 

Introducción
Uno de los temas que no cesa de dar vueltas en mi cabeza es que Dios hará nuevas cosas este 2012, que este es un año en que si volvemos a los rudimentos de la iglesia del primer siglo veremos cómo Dios envía la multiplicación… y esto ha sido una revelación gradual… recuerdo que el tema recurrente durante el 2011 fue darle el lugar que le corresponde al Espíritu Santo, de tener intimidad con Él, humillarnos de todo corazón ante Dios y Él derramaría esa lluvia tardía… Y mientras no se derrame esa lluvia tardía sobre nosotros va a ser un tema vivo… Y digo mientras no se derrame la lluvia es porque aún no hemos entendido que para que se derrame esa lluvia tenemos que tener al Espíritu Santo como amigo… y eso es algo que no hemos querido entender!... lo hablamos, lo sabemos, lo tenemos claro, pero no lo hacemos. A veces veo rocío caer sobre nosotros, pero otras veo que las ventanas de los cielos se cierran… Yo quiero ver una lluvia torrencial… A veces veo como el siervo de Elías solo una pequeña nube como la mano de un hombre… Así que cuando veo esa pequeña nube… Yo digo: Iglesia Unce tu carro porque una lluvia grande se acerca.

Desarrollo
Dios quiere hacer cosas nuevas!... Lo dijo en el rhema que nos dio al concluir al 2011
Isaías  43:16-19
43:16 Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas; 
43:17 el que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; fenecen, como pábilo quedan apagados. 
43:18 No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 
43:19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. 

Los profetas tenían en su retina lo que Dios hizo con el pueblo de Israel… Vamos a Éxodo cap. 14:1-14.
Éxodo 14
14:1 Habló Jehová a Moisés, diciendo:
14:2 Di a los hijos de Israel que den la vuelta y acampen delante de Pi-hahirot, entre Migdol y el mar hacia Baal-zefón; delante de él acamparéis junto al mar. 
14:3 Porque Faraón dirá de los hijos de Israel: Encerrados están en la tierra, el desierto los ha encerrado. 
14:4 Y yo endureceré el corazón de Faraón para que los siga; y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que yo soy Jehová. Y ellos lo hicieron así. 
14:5 Y fue dado aviso al rey de Egipto, que el pueblo huía; y el corazón de Faraón y de sus siervos se volvió contra el pueblo, y dijeron: ¿Cómo hemos hecho esto de haber dejado ir a Israel, para que no nos sirva? 
14:6 Y unció su carro, y tomó consigo su pueblo; 
14:7 y tomó seiscientos carros escogidos, y todos los carros de Egipto, y los capitanes sobre ellos. 
14:8 Y endureció Jehová el corazón de Faraón rey de Egipto, y él siguió a los hijos de Israel; pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa. 
14:9 Siguiéndolos, pues, los egipcios, con toda la caballería y carros de Faraón, su gente de a caballo, y todo su ejército, los alcanzaron acampados junto al mar, al lado de Pi-hahirot, delante de Baal-zefón. 
14:10 Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos; por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera, y clamaron a Jehová. 
14:11 Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? 
14:12 ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto. 
14:13 Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. 
14:14 Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. 

La historia que cuenta el libro de Éxodo en el capítulo 13 y 14… Es acerca de Israel, cuando escaparon de Egipto al desierto.
La nube iba delante de ellos… Faraón persiguió a Israel y el pueblo se llenó de pánico cuando escucharon los trotes de caballos y le dijeron a Moisés: Era mejor que nos quedáramos en Egipto!!.
Y Dios le dijo a Moisés: Dile al pueblo que lo estos egipcios que ahora veis nunca más los veréis.
El pueblo se puso de pie y Dios le dijo que marche… ¿Cómo se puede marchar si delante tienes el mar?.. Moisés levantó su vara y el mar se abrió e Israel pasó en seco, mientras la nube se puso a la retaguardia para confundir a los egipcios en la oscuridad.
Cuando el pueblo pasó en seco entraron los egipcios en el camino abierto por Jehová y cerró al mar y todos desde faraón murieron en el mar.

Ahora, nosotros a veces nos encontramos con un mar frente a nosotros, y atrás los egipcios… No vemos la forma de escapar… Según nosotros no hay manera de librarse de los enemigos.

Hace un par de domingos hablamos acerca de los nombres de Dios…
Hemos oído que Dios es Jehová Yiré, y no vemos una provisión sobreabundante.
Hemos oído que Dios es Jehová Rafa, y vivimos aquejados por enfermedades.

En Miqueas dice que Dios abre camino y sabe abrir camino donde no lo hay.
Es cosa que tengamos un poquito de sensatez y pensemos igual que los israelitas… A veces juzgamos tan livianamente al pueblo de Israel y nosotros somos iguales!!! Dios abrió camino para su pueblo.
Cuando Dios quiere bendecirte, Él va a abrir camino por donde quiere que sigamos.
A los Israelitas le dijo: Marchen… Pero todavía estaba el mar en frente!!  Eso es marchar a la insensatez… Eso es lanzarse al vacío sin paracaídas…

El sitio a Samaria
2 Reyes 6:24-32: El sitio de Ben-Adad rey de Siria sobre Samaria
2 Reyes 6:24-33
6:24 Después de esto aconteció que Ben-adad rey de Siria reunió todo su ejército, y subió y sitió a Samaria.
6:25 Y hubo gran hambre en Samaria, a consecuencia de aquel sitio; tanto que la cabeza de un asno se vendía por ochenta piezas de plata, y la cuarta parte de un cab de estiércol de palomas por cinco piezas de plata. 
6:26 Y pasando el rey de Israel por el muro, una mujer le gritó, y dijo: Salva, rey señor mío. 
6:27 Y él dijo: Si no te salva Jehová, ¿de dónde te puedo salvar yo? ¿Del granero, o del lagar? 
6:28 Y le dijo el rey: ¿Qué tienes? Ella respondió: Esta mujer me dijo: Da acá tu hijo, y comámoslo hoy, y mañana comeremos el mío. 
6:29 Cocimos, pues, a mi hijo, y lo comimos. El día siguiente yo le dije: Da acá tu hijo, y comámoslo. Mas ella ha escondido a su hijo. 
6:30 Cuando el rey oyó las palabras de aquella mujer, rasgó sus vestidos, y pasó así por el muro; y el pueblo vio el cilicio que traía interiormente sobre su cuerpo. 
6:31 Y él dijo: Así me haga Dios, y aun me añada, si la cabeza de Eliseo hijo de Safat queda sobre él hoy. 
6:32 Y Eliseo estaba sentado en su casa, y con él estaban sentados los ancianos; y el rey envió a él un hombre. Mas antes que el mensajero viniese a él, dijo él a los ancianos: ¿No habéis visto cómo este hijo de homicida envía a cortarme la cabeza? Mirad, pues, y cuando viniere el mensajero, cerrad la puerta, e impedidle la entrada. ¿No se oye tras él el ruido de los pasos de su amo? 
6:33 Aún estaba él hablando con ellos, y he aquí el mensajero que descendía a él; y dijo: Ciertamente este mal de Jehová viene. ¿Para qué he de esperar más a Jehová?

El verso 33 dice: El rey dijo: Para qué he de esperar más a Jehová?
Este rey no había aprendido nada de la historia del rey Saúl… Para qué he de esperar más a Jehová?... El domingo hablamos acerca de esperar de Dios… y no esperar en la perfecta voluntad de Dios es un pecado y nos acarreamos juicio… 
El salmo 37 dice: Encomienda a Jehová tu camino, confía en él, y él hará.
Salmo 37:5-7
37:5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.
37:6 Exhibirá tu justicia como la luz, Y tu derecho como el mediodía.
37:7 Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades.

Tú dices de donde, no hay ninguna posibilidad de salir de esto… humanamente es imposible!!!… A lo mejor dices: Yo puedo solo… bueno, si puedes solo no necesitas que Dios intervenga… Cuándo es necesario que Dios intervenga?.. Cuando ya no podemos solos, cuando hemos probado TODAS las alternativas posibles y NADA funciona, cuando necesitas urgentemente dinero y en la institución financiera te dicen: Ud. No califica… cuando el médico dice que la enfermedad se le escapó de las manos, que la ciencia ya no puede hacer nada… Ese es el momento justo para dejar que Dios abra camino… El pueblo tenía el mar enfrente y los egipcios atrás… No había ninguna posibilidad de sobrevivir!... pero Él es el que abre caminos… El que abre caminos es uno de sus nombres. 
Samaria estaba sitiada, no había comercio, no dejaban salir ni entrar a nadie, por ende nadie podría entrar con alimentos… La inflación que se produjo fue tal una cabeza de asno se vendía por 80 siclos de plata (912 gramos), ($350 por gramo => $319.200.-) y ½ litro de estiércol de paloma por 5 siclos de plata (Aprox. $14.592.-)… se cree que el estiércol de paloma lo usarían como combustible para cocer la cabeza de asno. Además en estos sitios o encierros cortaban el suministro de agua de los pueblos, así sin alimento, y sin reservas de agua no podía haber agricultura, por lo tanto solo les quedaba esperar a morir. Nada podía hacer que el ejército sitiador se retirara cuando ya estaban a punto de lograr su cometido… Matar a la gente sin mayor esfuerzo, ni producir bajar del ejército propio…
2 Reyes 7:1-2 La respuesta de Dios por voz de Eliseo.
2 Reyes 7:1-2
7:1 Dijo entonces Eliseo: Oíd palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria. 
7:2 Y un príncipe sobre cuyo brazo el rey se apoyaba, respondió al varón de Dios, y dijo: Si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo, ¿sería esto así? Y él dijo: He aquí tú lo verás con tus ojos, mas no comerás de ello. 

Vs. 7:1
Un seah es una medida que va entre 13 y 14 litros… es decir, entre 13 y 14 kilos de flor de harina costarían un siclo de plata… Si 80 siclos dijimos que eran 912 gramos aprox. Esto es 11 gramos aprox por siclo… a $350 son $3.850.- por cada 13 o 14 kilos… lo que nos da $275 a $300 por kilo de harina… Eso significaba que la inflación bajaría a cero!
Vs. 7:2

Este hombre se burló de la Palabra de Dios dada por Eliseo… Dijo irónicamente si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo… Como diciendo cómo se les ocurre creerle a este hombre, esto no va a suceder!, llevamos meses sitiados, solo nos queda morir… Pero lo que Eliseo sabía y este hombre no creía era que Dios abre camino en el mar, y puede abrir las ventanas de los cielos para derramar bendición!
2 Reyes 7: 3-20 Los leprosos van al campamento asirio
2 Reyes 7:3-20
7:3 Había a la entrada de la puerta cuatro hombres leprosos, los cuales dijeron el uno al otro: ¿Para qué nos estamos aquí hasta que muramos? 
7:4 Si tratáremos de entrar en la ciudad, por el hambre que hay en la ciudad moriremos en ella; y si nos quedamos aquí, también moriremos. Vamos, pues, ahora, y pasemos al campamento de los sirios; si ellos nos dieren la vida, viviremos; y si nos dieren la muerte, moriremos. 
7:5 Se levantaron, pues, al anochecer, para ir al campamento de los sirios; y llegando a la entrada del campamento de los sirios, no había allí nadie. 
7:6 Porque Jehová había hecho que en el campamento de los sirios se oyese estruendo de carros, ruido de caballos, y estrépito de gran ejército; y se dijeron unos a otros: He aquí, el rey de Israel ha tomado a sueldo contra nosotros a los reyes de los heteos y a los reyes de los egipcios, para que vengan contra nosotros. 
7:7 Y así se levantaron y huyeron al anochecer, abandonando sus tiendas, sus caballos, sus asnos, y el campamento como estaba; y habían huido para salvar sus vidas. 
7:8 Cuando los leprosos llegaron a la entrada del campamento, entraron en una tienda y comieron y bebieron, y tomaron de allí plata y oro y vestidos, y fueron y lo escondieron; y vueltos, entraron en otra tienda, y de allí también tomaron, y fueron y lo escondieron. 
7:9 Luego se dijeron el uno al otro: No estamos haciendo bien. Hoy es día de buena nueva, y nosotros callamos; y si esperamos hasta el amanecer, nos alcanzará nuestra maldad. Vamos pues, ahora, entremos y demos la nueva en casa del rey. 
7:10 Vinieron, pues, y gritaron a los guardas de la puerta de la ciudad, y les declararon, diciendo: Nosotros fuimos al campamento de los sirios, y he aquí que no había allí nadie, ni voz de hombre, sino caballos atados, asnos también atados, y el campamento intacto. 
7:11 Los porteros gritaron, y lo anunciaron dentro, en el palacio del rey. 
7:12 Y se levantó el rey de noche, y dijo a sus siervos: Yo os declararé lo que nos han hecho los sirios. Ellos saben que tenemos hambre, y han salido de las tiendas y se han escondido en el campo, diciendo: Cuando hayan salido de la ciudad, los tomaremos vivos, y entraremos en la ciudad. 
7:13 Entonces respondió uno de sus siervos y dijo: Tomen ahora cinco de los caballos que han quedado en la ciudad (porque los que quedan acá también perecerán como toda la multitud de Israel que ya ha perecido), y enviemos y veamos qué hay. 
7:14 Tomaron, pues, dos caballos de un carro, y envió el rey al campamento de los sirios, diciendo: Id y ved. 
7:15 Y ellos fueron, y los siguieron hasta el Jordán; y he aquí que todo el camino estaba lleno de vestidos y enseres que los sirios habían arrojado por la premura. Y volvieron los mensajeros y lo hicieron saber al rey. 
7:16 Entonces el pueblo salió, y saqueó el campamento de los sirios. Y fue vendido un seah de flor de harina por un siclo, y dos seahs de cebada por un siclo, conforme a la palabra de Jehová. 
7:17 Y el rey puso a la puerta a aquel príncipe sobre cuyo brazo él se apoyaba; y lo atropelló el pueblo a la entrada, y murió, conforme a lo que había dicho el varón de Dios, cuando el rey descendió a él. 
7:18 Aconteció, pues, de la manera que el varón de Dios había hablado al rey, diciendo: Dos seahs de cebada por un siclo, y el seah de flor de harina será vendido por un siclo mañana a estas horas, a la puerta de Samaria. 
7:19 A lo cual aquel príncipe había respondido al varón de Dios, diciendo: Si Jehová hiciese ventanas en el cielo, ¿pudiera suceder esto? Y él dijo: He aquí tú lo verás con tus ojos, mas no comerás de ello.
7:20 Y le sucedió así; porque el pueblo le atropelló a la entrada, y murió.

Dios abrió las ventanas de los cielos y derramó bendición…

Juan 1:43-51
1:43 El siguiente día quiso Jesús ir a Galilea, y halló a Felipe, y le dijo: Sígueme.
1:44 Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro. 
1:45 Felipe halló a Natanael, y le dijo: Hemos hallado a aquel de quien escribió Moisés en la ley, así como los profetas: a Jesús, el hijo de José, de Nazaret. 
1:46 Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo de bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve. 
1:47 Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. 
1:48 Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. 
1:49 Respondió Natanael y le dijo: Rabí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel. 
1:50 Respondió Jesús y le dijo: ¿Porque te dije: Te vi debajo de la higuera, crees? Cosas mayores que estas verás. 
1:51 Y le dijo: De cierto, de cierto os digo: De aquí adelante veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre.

Cosas mayores que estas veras…  De aquí en adelante veréis los cielos abiertos, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el hijo del hombre.
Jesús le había dado una palabra de Ciencia a Natanael… le dijo: cuando estabas en la higuera, cuando estaba orando, o estudiando la torá, cuando dijo cosas que nadie más podía oír, sólo el Espíritu Santo y él, cuando estaba en intimidad, la higuera era el lugar secreto de Natanael… 
Jesús dijo: cuando ores, entra en tu cuarto, y cerrada la puerta ora a tu Padre que está en lo secreto y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
Jesús le dijo a Natanael: cuando estabas en la higuera, antes que te llamara Felipe, yo te vi… Y Natanael dijo: Tu eres el Cristo! tú eres el Rey de Israel…  Y Jesús le dijo: ¿Porque te dije: Te vi debajo de la higuera, crees? Cosas mayores que estas verás... De aquí adelante veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre.

Yo veo que Dios nos envía una y otra vez esta palabra… Él quiere abrir las ventanas de los cielos… 
Cuáles son los requisitos?
1.    Intimidad con el Espíritu Santo… Ser dirigidos por Él.
2.    Volvernos a los rudimentos de la iglesia primitiva (esto es comunión, unidad, volvernos a la autoridad apostólica, tener buen testimonio de todo el pueblo, etc.)

Conclusión
En 1 Reyes 18 dice:

1 Reyes 18:41-46
18:41 Entonces Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque una lluvia grande se oye. 
18:42 Acab subió a comer y a beber. Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas. 
18:43 Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces. 
18:44 A la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar. Y él dijo: Ve, y di a Acab: Unce tu carro y desciende, para que la lluvia no te ataje. 
18:45 Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento, y hubo una gran lluvia. Y subiendo Acab, vino a Jezreel. 
18:46 Y la mano de Jehová estuvo sobre Elías, el cual ciñó sus lomos, y corrió delante de Acab hasta llegar a Jezreel.

Y luego el profeta va al monte y se postra, y mete su cabeza en las rodillas y comienza a clamar… y el siervo mira y dice NO HAY ni una nube… y Elías le dice mira de nuevo…
Y a la séptima el siervo ve una pequeña nube…
Entonces Elías dijo: Dile a Acab Unce tu carro y desciende, para que la lluvia no te ataje. 

Iglesia C.F.C. Si ustedes se convierten en buscadores de su presencia entonces los cielos se abrirán sobre nosotros, el abrirá camino en el mar… y El Espíritu Santo se va a pasear como nunca antes… y va a llover bendición sobre nosotros, y los cojos, los paralíticos, los publicanos, los pecadores, los endeudados, los afligidos, los deprimidos, los endemoniados, los segregados socialmente llegarán a tu célula…
Mientras los 120 estaban en el aposento alto y el Espíritu Santo aun no llegaba, no pasaba nada… de pronto los cielos se abrieron y descendió el Espíritu Santo sobre ellos y comenzó un tiempo de cielos abiertos… Pero qué estaban haciendo allí en el aposento alto?... Estaban buscando de la presencia de Dios… Entonces, Dios comenzó a abrir camino donde no había ninguna posibilidad…
Así como abrió el mar a los Israelitas que salían de Egipto, así como abrió el Jordán para que el pueblo pase en seco… Así en los tiempos apostólicos los paralíticos eran sanados, las cárceles no podían detener a los discípulos (recuerdan que Pedro fue tomado prisionero y un ángel le rescató?)… tenían todas las cosas en común… la ruina salió de la iglesia... Cielos abiertos sobre la iglesia apostólica…
Así también Dios quiere bendecir a su iglesia a partir de HOY… y este que es el año de gobierno será un año de cielos abiertos, donde Dios abrirá camino para que puedas predicar en tu trabajo, en tu colegio, en la universidad…
Así que, prepárate C.F.C. Temuco, porque comenzaremos a ver cosas, veremos como nuestros amigos llegan a las plantas de Jesús, veremos familias completas que habían sido decepcionadas por el sistema religioso volverse con TODO a Jesucristo!!!... la gente va a llegar a tu célula… veremos como los milagros comienzan a suceder… vamos a orar por los enfermos y estos sanarán, Aleluya!....  Si los cielos se abren sobre esta iglesia, entonces, vamos a imponer las manos y vamos a ver sanidades… La ruina va a huir!!! … Cielos abiertos sobre C.F.C. Temuco!
….
El que abre camino en el mar y en el desierto puede abrir las ventanas  de los cielos y puede hacer llover...
Todo el 2011 pedimos esa lluvia tardía para CFC Temuco...
Este es el tiempo en que veremos los cielos abiertos!
Señor envía tu lluvia!... Me comprometo a ser un buscador de tu rostro.

Abre las puertas del cielo y derrama tu bendición sobre nuestras vidas
Derrama la bendición sobre CFC Temuco.

1 comentario:

Noemi dijo...

hermoso blog, visitándoles nuevamente, reciban muchas bendiciones desde mi blog
www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com